La Sociedad Civil en #Cuba, manipulaciones y mentiras (2 y Final)

#CubaEEUU
#CubaEEUU

¿Por qué Estados Unidos se empeña en “desarrollar” la sociedad civil en Cuba?

Resulta interesante que en Estados Unidos, los apologistas del sistema imperial hablen de sociedad civil, pues en ese país, prácticamente, no aparecía nada relacionado con la temática que nos ocupa ni en los diccionarios especializados de Filosofía y Politología.

Se puede decir que prácticamente los intentos de aniquilar el socialismo en la otrora Unión Soviética y los países socialistas de Europa del Este, ya desaparecidos, fue lo que hizo que se retomara el término por los Estados Unidos y sus aliados, manipulando con fines diversionistas el concepto sociedad civil. No es difícil comprender que el empleo por parte de Estados Unidos de este término no persigue objetivos científicos ni teóricos, sino fines políticos desestabilizadores no sólo contra el socialismo y el movimiento revolucionario, sino también contra los Estados nacionales, por la supremacía y libre albedrío del mercado y el capital, sin orden ni regulaciones algunas. El uso del término en el lenguaje político y científico contemporáneo, indudablemente, está asociado con la existencia de la propiedad privada sobre los medios fundamentales de producción, el estado de derecho capitalista, la división tripartita de poderes, el multipartidismo, el individualismo, el mercado capitalista y la competencia, la doctrina individualista de derechos humanos, el pluralismo ideológico liberal, con el mantenimiento y consolidación de la gobernabilidad de la sociedad capitalista, o en su defecto, reconstruirla. Una vez más se pone de manifiesto el oportunismo y la hipocresía de la política norteamericana.

El uso del término por el Imperio lo convierte en lo que en Estados Unidos comúnmente se llama ‘’sector privado’’ o ‘’esfera privada’’, tal es así, que algunos politólogos burgueses norteamericanos han llegado —intentando explicar la ausencia de siglos del término ‘’sociedad civil’’ en el vocabulario político de los Estados Unidos– a decir que: los americanos no hablan de sociedad civil porque la toman por entendida. Ella es la sociedad misma (léase la sociedad capitalista con sus monopolios, sus empresas, el capital, etc., como componente principal de la sociedad civil burguesa).

En la terminología política de los Estados Unidos, ‘’sociedad civil’’ es sencillamente, la edulcorada ‘’economía de mercado’’, la ‘’libre empresa’’ y la ‘’democracia burguesa’’; en realidad, el dominio más férreo y descarnado de los monopolios imperialistas sobre la inmensa mayoría de los seres humanos. Esta es la ‘’sociedad civil’’ que el gobierno de los Estados Unidos quiere desarrollar en Cuba, para aniquilar nuestra Revolución, sobre todo, a partir de promover la desunión interna y la disidencia y hacer retroceder a sangre y fuego a nuestro país, llevarnos al capitalismo y convertirnos de nuevo en una neocolonia yanqui.

Por demás, el desarrollo de la sociedad civil en el capitalismo actual, y junto a ella el crecimiento cuantitativo y cualitativo de las ONGs, es, en parte, la respuesta de los pueblos oprimidos a los estados explotadores que excluyen de la vida económica, política y social a las amplias masas populares. Sin embargo, el surgimiento de una gran multiplicidad de organizaciones y movimientos, a pesar de su arraigo entre las masas, pudiera también fraccionar las fuerzas revolucionarias y, de igual modo, promover el enfoque individualista, fragmentado y sectorial para la solución de los verdaderos problemas que aquejan a las sociedades capitalistas.

El capitalismo monopolista estatal transnacional ha ido concentrando el poder político cada vez en menos manos. Un puñado de multimillonarios deciden la vida y la muerte de miles de millones de seres humanos en el planeta; no existen en estos países mecanismos reales de participación ciudadana; y la tan cacareada ‘’democracia’’ es un simple y burdo juego político de los poderosos para engañar a los pueblos. Ante estas realidades las masas han buscado nuevos canales y mecanismos para hacerse sentir en la vida nacional e internacional, es lógico que en este contexto, el desarrollo de la ‘’sociedad civil’’ y las ONGs tenga un carácter anti- gubernamental y anti-capitalista.

Como señala Limia David, “En la literatura postleninista la categoría sociedad civil y su problemática asociada a la relación con el Estado desapareció casi, excepto en la obra de Gramsci; ante todo porque se suscitaron profundas deformaciones en la práctica de la construcción socialista en este terreno”.

Lamentablemente en la antigua Unión Soviética y los países socialistas de Europa del Este no sólo se borró del vocabulario filosófico y político el término sociedad civil, lo más grave consistió en que se impuso en la práctica de la construcción del socialismo una concepción “estatalista” y burocrática que originó una fractura entre el Estado y el Gobierno de una parte y el pueblo y su sistema de organizaciones sociales de otra

La democracia socialista en muchos de los países de Europa del Este devino un fenómeno más formal que real. Estos errores y deformaciones del marxismo y del leninismo contribuyeron con gran peso a lo que sucedió después: el desmantelamiento del socialismo en estos países y la implantación del “capitalismo salvaje”.

Eso es necesario sí, en el caso de sociedades plutocráticas, como la estadounidense, pero no en el caso de una democracia real y participativa como es el caso de la cubana.

Conclusiones

El concepto de sociedad civil requiere de un enfoque clasista, político- partidista, integral y sistémico a partir de la diversidad de enfoques, criterios y posiciones que al respecto se expresan, toda vez que revela un conjunto de irregularidades y manipulaciones y que no existe un concepto universalmente aceptado sobre su contenido, estructura y funciones, como tampoco existe con el concepto democracia.

La problemática de la relación sociedad civil – Estado es diversa e histórica. Surgió antes de Marx, en el propio Marx y después de él. Entre la sociedad civil y el estado hay contradicción y dependencia mutuas. El Estado y la sociedad civil tienen una estructura clasista, a cada modo de producción corresponde su sociedad civil.

La sociedad civil cubana corresponde al modo de producción socialista imperante en nuestro país, expresa, en lo fundamental, los intereses de nuestro sistema político y trabaja de mutuo acuerdo con las institucionales estatales en el desarrollo y fortalecimiento de la democracia socialista en el país.

Los argumentos del imperio acerca de la inexistencia de una sociedad civil en Cuba carecen de fundamento. Tras ellos se esconden los intentos de fragmentación, desunión y división de la sociedad cubana, de sustitución violenta de los cimientos del socialismo, de llevar el país al capitalismo y convertirnos de nuevo en neocolonia de su sistema imperial.

El plan principal de destrucción de la independencia nacional, la soberanía de Cuba y su régimen socialista es proclamado abierta y oficialmente por el Gobierno de Estados Unidos y sustentado por los medios académicos norteamericanos que estimulan y financian la actividad de los grupúsculos contrarrevolucionarios en nuestro país.

La concepción de nuestro Partido de denominar nuestra sociedad civil como sociedad civil socialista cubana, acentúa el contenido, subraya la estructura, enfatiza su autoctonía y define su carácter socialista.

Tomado de Siciedad Civil Cubana

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s